En qué consiste el masaje Tuina

Muy diferente de las conocidas terapias manuales occidentales, el masaje Tuina emplea los principios teóricos de la Medicina Tradicional China (MTC) y se ayuda de una amplia variedad de técnicas para resolver patologías tanto músculo esqueléticas como a nivel interno.

Tuina, un masaje milenario que ha llegado a nuestros días

El masaje se conoce en China como Ànmó (按摩) -literalmente, presionar y friccionar-, y así se llamó desde sus inicios hasta la dinastía Míng (1368-1644), cuando se empezó a usar el término Tuīná (推拿) -empujar y ‘agarrar’ o separar del hueso- para referirse al Masaje Terapéutico Tradicional Chino, como consecuencia de dos importantes tratados de pediatría mediante el trabajo manual, ya que la mayoría de técnicas empleadas en el masaje infantil son técnicas de empuje (Tuī 推). El Tuīná es uno de los cinco pilares sobre los que se sustenta la Medicina Tradicional China (MTC), junto a la Acupuntura, la Fitoterapia (uso de plantas medicinales), la dietética y el Qì Gōng (气功): que podemos traducir como el trabajo, meditación o gimnasia para conocer, mantener y trabajar la Energía Vital (Qì 气).

Como todas las terapias de la MTC, el Tuīná busca restablecer la salud del organismo mediante reequilibrar el Yīn (阴) y el Yáng (阳) en el cuerpo y restituir la correcta circulación del Qì. Y, ¿qué es el Qì?: “Podemos decir que es la materia primera […] que constituye y anima todas las manifestaciones del universo, seres humanos incluidos” (La Esencia de la Medicina China, Philippe Sionneau, 2013). “Los antiguos filósofos chinos definieron el Qì como una energía que se manifiesta tanto a nivel psicológico y espiritual como físico. Un constante flujo, cuyo ciclo de materia-no materia varía constantemente” (https://www.magiasiatica.com/energia-qi/). Usando un par de ejemplos a modo práctico, podemos decir que es el Qì del Corazón el que impulsa la sangre para que circule por el cuerpo; o es el Qì del Estómago el que induce los procesos necesarios para que se dé la digestión; pero también los alimentos digeridos son el Qì en sí mismo. El Qì es, por tanto, un soplo que cambia de forma y de cometido en función del momento y el lugar en el que se encuentre. Todo es Qì en diferentes formas de agregación.

En la terapia Tuīná se emplean una grandísima variedad de técnicas con el fin de alcanzar su objetivo terapéutico. Así, abordamos el tratamiento de cualquier patología y/o lesión mediante el trabajo sobre el tejido blando y la estructura del paciente. A grandes rasgos, podemos resumir el criterio a seguir en ocho métodos principales:

01.
Tonificación
02.
Dispersión
03.
Desobstrucción
04.
Diaforesis
05.
Evacuación
06.
Clorificación
07.
Purificación
08.
Armonización

Además, los terapeutas de Tuīná y los artistas marciales también desarrollaron, a lo largo de su historia, diferentes cataplasmas, linimentos, emplastos, aceites, cremas y soluciones herbales; potentes medios que ayudan a mejorar y agilizar muchísimos procesos curativos, ya sean agudos o crónicos. Un tesoro que ha llegado a nuestros días gracias a su gran capacidad, y que muy pocos terapeutas emplean. Una terapia milenaria que tiene su eco en el presente.

¿Podemos ayudarte?

Si tienes alguna consulta, duda o comentario que quieras hacernos, no lo dudes, ponte en contacto a traves de cualquiera de los medios a disposición que encontrarás en la página de CONTACTO.